Que parezca que no lo maté.

Podría ser el título de una película o de una novela de esas en las que se une el thriller con el suspenso, pero no va de esto el texto en cuestión, generalmente las personas del ámbito criminal y que se dedican a matar personas como modus vivendi , tratan de no dejar pistas, por otra parte desde los estamentos legales, en muchos sitios hay leyes en las que se mata porque no se está en sintonía con el modelo a seguir…

Pero más en lo cotidiano, quienes comen animales caen en un supuesto muy parecido, similar en el planteamiento, porque pocas personas se hacen cargo de que pagan para que otros maten, diciendo ya hay otra persona que lo  hace, así se va la misma forma de pensar en cuanto a la leche, huevos y demás elementos ya cosificados por consumidores y quienes lo ofertan.

El tema va directo con el dinero en esta sociedad, va más allá del lema “pagas y otrxs mueren”, porque si viviéramos de trueque o cuando alguien roba para comer, pues el principio y el fin son lo mismo, ya que hay especismo y muerte detrás de un trozo de un animal ya muerto…

Esto va más allá de la dicotomía del dinero y del capital, va directo a la ética, porque si no hubiera dinero de por medio, la relación de consumidor y explotadores-matarifes sería la misma, no podemos engañarnos en que el dinero es quien corrompe en este caso y es el principal culpable, porque en sitios donde pervive el capitalismo de estado y no eran Estados capitalistas, el especismo era y es moneda corriente.

El minimizar al especismo y considerarlo una de las lacras instituidas en el capitalismo es obviar que hay gente en muchos entornos que se catalogan de defensoras de la libertad pero sólo de la especie humana.

Viene bien visibilizar que los animales en términos de vida o muerte, tienen enemigxs en todos los ámbitos, sociales, políticos, lúdicos, donde en congregaciones masivas o populares, los festejos que se desarrollen nunca van a ser en su nombre, sino con ellos dentro de un plato, y donde no han sido invitadxs, y tampoco celebran nada…

El hecho de no matar a un animal directamente y su cúmulo de excusas, nos convierte en espectadores también del circo y los festines de sangre , donde hay personas que para purgar culpas deciden decir ese discurso que no se lo cree nadie, pareciera que lxs especistas no quieren reconocerse como tales, es como si una persona rubia no reconociera que es rubia y se enoje cuando se lo dicen, o alguien tatuado se enoje porque le digan sus amigxs que está o es tatuadx.

Ver lo oculto es una tarea desde lo cotidiano, ya no es el “pagas, ellxs mueren”, sino “comes, ellxs mueren”, bien claro está.

About rebelionanimal

programa de radio sobre liberación animal, sxe, antiespecismo, noticias sobre Latinoamérica...
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s