Entrevista al colectivo D’Arrel (por la liberación animal y de la tierra).

¿Hace cuánto que existe d’ARREL como colectivo?

D’ARREL nació en Reus a finales del verano de 2014.

¿Cómo se define d’ARREL a nivel político? Estamos vislumbrando las posibilidades de la «Liberación Total» y «el Ecologismo Revolucionario» como concepto teórico-práctico para definir la dialéctica y la retórica del colectivo. Transitamos estas teorías y las reformulamos a partir nuestra realidad sociocultural y política, que las creemos válidas para dar respuesta a la violación sistemática del principio de igualdad que permite que los intereses de la humanidad predominen por encima los intereses de miembros del resto de especies y del medio natural, que tienen como origen la discriminación especista y antropocéntrica, y como consecuencias directas la dominación, la explotación, la esclavitud, la cosificación, la tortura y la muerte violenta y prematura que sufren los animales humanos y no humanos bajo el dominacionismo opresivo de este religioso y patriarcal antropofascismo capitalista. Creemos en una revolución social precedida por la revuelta y al margen de los valores sociales predominantes y sus instituciones, por lo que tomamos como principios básicos el antiespecismo, el antisexismo, el antipatriarcalismo, el antiteísmo, el antiimperialismo y el antietnicismo. Este deseo provoca nuestra participación como agentes transformadores que, con su aportación, pueda acelerar esta necesaria revuelta. Organizamos nuestra lucha en torno a unos ejes ideológicos fundamentales como la Liberación Animal y de la Tierra, -siempre desde la oposición a la corriente de pensamiento antropocéntrico dominante-, así como la asunción de las luchas por el resto de liberaciones sociales, sexuales, de género y nacionales que se dan en los Països Catalans. Como toda organización, ésta está formada por personas, y éstas proporcionan un abanico ideológico en su estructura muy interesante, pues nos enriquece y se estrechan lazos fraternales entre sus miembros que provienen de frentes de lucha como animalismo abolicionista, del feminismo revolucionario, del MCAN-EI, del socialismo científico y libertario, así como del ecologismo profundo, que en algunos casos guardan todavía la doble militancia.

¿Qué les motivó a formarlo? La base de la motivación radica en el tormento extremo que sufren las no humanas y la destrucción acelerada y planificada del medio natural. Las comarcas de Tarragona son uno de los territorios más agredidos por la infraestructura capitalista del sur de Europa, siendo el alarmante ejemplo de un ecosistema mediterráneo en crisis y peligro de muerte, una fiesta para la propiedad privada, con paisajes rasgados por la brutal garganta cimentadora y provocada por esta fiebre esquizofrénica de rebentar la corteza terrestre. Producir y consumir, aumentar la urbanización y la industrialización, el incremento de la diversificación de la productividad agrícola, ampliar los campos de concentración ganaderos, el expansionismo del hormigón especulativo sobre la demografía, las segundas y terceras residencias de construcción unimodular, de apartamentos, campings y hoteles; polígonos de segundo sector y clusters interdependientes; redes de carreteras para la movilidad de las materias, de la mano de obra que transforma los productos y para los animales que hacen su primer y último viaje hacia el matadero, de ferrocarriles, vías y estaciones en ubicaciones absurdas para los trenes de alta velocidad; campos de golf y parques de atracciones; puertos marítimos para las mercancías y la mortífera pesca; incendios forestales provocados, holocausto animal … Este es el extracto más objetivo y secundario que motivó la aparición de d’ARREL. En nuestro territorio, las formas de ecologismo superficial que se han practicado se encuentran representadas por las batallas políticas, -a veces subvencionadas y por debates menudo pactados-, enfocadas contra la estética tecnológica, la contaminación y la destrucción del territorio. Nos encontramos con un ecologismo cultural y políticamente muy unido al antropocentrismo, sosteniendo la subjetiva creencia de que los recursos más indómitos se derrochan si la humanidad no los utiliza. Percepción ligada también a la experiencia social del consumismo, todo apuntalando que el falaz y utópico «desarrollo sostenible» permitiría otra fantasiosa fase de crecimiento demográfico sin casi límite. Este infructuoso ambientalismo, paisajismo, conservacionismo y proteccionismo que sufrimos cree que el problema ecológico se puede solventar mediante pequeñas reformas sin la necesidad de una transformación radical del paradigma vigente globalizado. D’ARREL sostiene que, en realidad, estas formas de ecologismo y de animalismo son el socio oculto del neoliberalismo que nos engaña con conferencias y protocolos internacionales, con las políticas de reciclaje y los productos «eco» con los que apartan de la luz pública, -con notable éxito-, la cuenta atrás del agotamiento de los recursos naturales de todas y la destrucción planificada de la vida. El tercer motivo principal se debió a la reacción sobre la decepción que sentimos y arrastramos al comprobar cómo, hasta el momento actual, la “nueva” izquierda anticapitalista en los Països Catalans, tanto como a nivel estatal e internacional, resurge refundada ideológicamente sin incluir las premisas y los preceptos de la lucha por los derechos de los animales y de la Tierra, manteniendo y exaltando una fuerte orientación productivista, suficientemente homóloga a los planteamientos capitalistas respecto al dominacionismo saqueador de la biosfera. Continuamos constatando que el anticapitalismo organizado arrastra una manifiesta incapacidad para imaginarse qué políticas medioambientales deberían acompañar un proceso de transición socialista, convirtiéndose en un movimiento insolvente a la hora de evolucionar en la visión arcaica que la economía sobreviene más importante que el medio ambiente, la vida y la preservación de la integridad física y psicológica de cada individualidad, dejando postergados de esta manera un buen número de frentes interseccionales de lucha por la igualdad universal.

¿Todxs sus integrantes son veganxs? Si, aunque responder a esta pregunta con rotundidad no significa que no se «conceda» un tiempo de transición a las personas que quieran formar parte del colectivo. El veganismo que buscamos es aquel que se fundamenta sobre una reacción racional y como una consecuencia política que conduzca al activismo militante. Los “veganismos” por salud o moda son peligrosos para el movimiento, por eso creemos necesario formarse permanentemente y luchar desde la óptica anticapitalista y interseccional. Si conseguimos crear un Movimiento para la Liberación Animal y de la Tierra (MLAT) y su consecuente unidad de acción, lograremos, de rebote, irnos deshaciendo, poco a poco, de la losa proteccionista, de partidos «verdes-animalistas» que no hacen política por ser el reflejo de un ciberactivismo hueco, y de toda una serie de pseudoanimalismos parasitarios que obstruyen la estrategia y el objetivo, revistiendo su visión periférica con lástima y compasión en vez de empatía y solidaridad, sensacionalismo exhibicionista, sexismos, discriminación lingüístico-étnica, y un veganismo religioso y desclasado que hacen que a veces se ridiculice la lucha cuando ésta accede a espacios amplios de opinión pública.

¿Cuáles son los ejes de acción de d’ARREL? Van por fases y son graduales. De entrada pasan por la insistencia en la formación, las técnicas de estrategia, apoderamiento y proselitismo de, por y para la causa de la liberación animal y de la Tierra. Los ejes de acción más importantes están por venir, es un colectivo recién nacido, que avanza lento pero con pasos firmes, que mantiene la responsabilidad de no ceder ante las dificultades que puedan hacer peligrar su continuidad.

¿Qué tipo de actividades suelen hacer?, cuenten sobre las que ha estado d’ARREL como colectivo. Tomamos parte en toda acción de liberación que consideramos legítima y factible. Las que se pueden explicar pasan por la acción organizada para provocar el boicot, como nuestra participación dentro de la plataforma «No al delfinario del Aquopolis», la organización de las jornadas “por la liberación animal” y “por un ecologismo revolucionario” en Tarragona, la coparticipación en acciones contra los encierros catalanes “correbous”, mantener la presencia en las manifestaciones anticapitalistas del territorio, dar charlas, conferencias, actualizar la herramienta de difusión de las redes sociales y la que nos toma más tiempo actualmente, la campaña de larga duración a la que lamamos «operación adventicia», que tiene por finalidad acabar con la cosificación de animales en segundas/terceras residencias y la proliferación del cemento y de viviendas fraudulentas en “suelo no urbanizable” en nuestras comarcas.

¿Han participado en actividades fuera de las comarcas de Tarragona? Hemos realizado diferentes acciones coorganizadas en diferentes puntos del Principado como en las comarcas catalanas del Ebro contra los “correbous” y en las comarcas de Girona también contra los correbous y la suelta de patos en el mar. En Barcelona nos invitaron recientemente a las últimas jornadas antiespecistas donde pudimos presentar el colectivo. De forma individual, nuestras militantes participan allí donde creen que el antiespecismo debe estar presente o tener especial voz. Aunque actualmente sólo estamos activas en las comarcas de Tarragona, la actuación de d’ARREL tiene por marco el conjunto del territorio nacional de los PaÏsos Catalans, siempre desde el internacionalismo, la solidaridad y una especial fraternidad para con el resto de pueblos y naciones de la península ibérica.

Comenten sobre las Jornades que se avecinan, ¿cuál es la expectativa por parte vuestra y de las anteriores ediciones? Nos encontramos a pocos días de celebrar las III jornadas por la liberación animal en Tarragona y a pocos meses de celebrar las III jornadas por un ecologismo revolucionario. Hacían falta espacios como estos para acercar nuestra lucha a la sociedad y reencontrarnos con activistas y militantes de otros territorios, compartir experiencias, aprender de las experiencias y solidarizarnos con las represaliadas. Aparte de las magníficas ponentes que han pasado y pasarán por las jornadas, este año haremos especial incapié al caso del compañero Nahuel y varias llamadas a sumarse a las campañas en las que está inmersa d’ARREL. No hemos pretendido nunca que sean unas jornadas de autoconsumo, sino de ofrecer espacios al anticapitalismo de nuestras comarcas para que pueda informarse y tomar conciencia de la necesidad de unir esfuerzos en contra de todas las opresiones.

¿Cuál es la opinión de d’ARREL en torno a la lucha y las leyes, son antagónicas o complementarias? Queremos un cambio de paradigma y no reconocemos las leyes capitalistas. D’ARREL no tiene ni tendrá nunca ninguna relación con las instituciones socialdemócratas y liberales como organización. Por otra parte si es cierto que actualmente, de forma individual, o bajo el cobijo de asociaciones abolicionistas, algunas de sus militantes practican la negociación política a nivel municipal y parlamentaria, siempre desde una fase estratégica de acabar con las vulneraciones a la ley de protección animal vigente en Catalunya. Son formas paralelas y compatibles de lucha si la negociación política la practican personas antiespecistas. El “todo o nada”, en este sistema, nos lleva a la frustración que puede acabar con la salud psicológica de muchas militantes que quedan anuladas para proseguir con sus obligaciones en la lucha. Son formas válidas y demostradamente efectivas de conseguir salvar vidas fuera de las granjas y laboratorios, además de que consiguen crear debate y un altavoz social que no tenemos las militantes autogestionadas mientras esperamos, junto con el comunismo científico y libertario, a que se produzca el ansiada revuelta social que nos lleve hacia procesos socialistas de liberación que, por otra parte, las antiespecistas también debemos recordar que, por pasadas o actuales experiencias emancipadoras, no han significado ninguna garantía, sino todo lo contrario, que el antropocentrismo más especista y productivista pueda ser erradicado en estas transiciones. Por eso encontramos tan necesario que el anticapitalismo acabe asumiendo la especificidad de nuestra lucha, de la misma manera que ha incorporado la lucha antipatriarcal del feminismo y las LGTBIQ. Algo para aportar, desde ya gracias. Nos gustaria que trascendiera la propuesta de una convocatoria a nivel estatal para la valoración del estado actual de la lucha, que sirva para sentar unas bases de mínimos para una unidad estratégica para las militantes de todas las organizaciones de los pueblos y naciones ibéricas, para impulsar un MLAT fuerte, con las herramientas e infraestructuras homólogas a las que tienen los movimientos de liberación, sobre todo en relación a la represión, el encarcelamiento y el peligro de tortura que podemos sufrir como militantes. Necesitaremos una red clandestina de refugios donde se puedan albergar las esclavas liberadas, pues los actuales no las podrían asumir. Es necesario que las acciones directas de liberación y sabotaje sigan y se multipliquen, siempre con responsabilidad y sobre la premisas del FLA y el FLT, atendiendo a un modelo de lucha sin líderes y donde sus comandos internacionalistas operen clandestinamente e independientemente unos de otros. Debemos continuar teniendo a las represivas centrales de inteligencia corroídas de la frustración por no podernos infiltrar agentes de forma efectiva. Vayamos pensando en nuestras aportaciones a la lucha si ésta quiere ser seria y respetada, pues entre manos tenemos la responsabilidad del fin del especismo en occidente, y tal vez tendrá que ir quedando claro que, entre manos, también deberemos tener más que una cizalla.

About rebelionanimal

programa de radio sobre liberación animal, sxe, antiespecismo, noticias sobre Latinoamérica...
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s